Este mes se celebró el 10º Aniversario de la Ley Española de Economía Social, materializado en un acto organizado en Madrid por la Confederación Empresarial Española de la Economía Social (CEPES).

Considerado uno de los sectores clave del país, la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, aseguró en dicho acto que la economía social española “supone el 10% del PIB” e implica a “más de dos millones de puestos de trabajo” y alrededor de “42.000 empresas” del país.

Díaz también señaló que “La economía social va a ser una de las grandes prioridades de la Presidencia española de la UE en 2023”, y abogó firmemente por la defensa del modelo empresarial de economía social: “Es una economía cooperativa, resiliente, solidaria, y ha demostrado en todas las crisis que es profundamente eficaz y que coloca el trabajo digno en el centro”.

La vicepresidenta recordó los proyectos actuales en los que el Ejecutivo está trabajando junto al sector, como la Estrategia Española de Economía Social 2022-2027 y el PERTE de la Economía Social y Economía de los Cuidados.

Por su parte, el presidente de CEPES, Juan Antonio Pedreño, señaló que “se estima que el futuro PERTE de la Economía Social y de los Cuidados podría incrementar un 1% el PIB de la Economía Social, aun sabiendo que este indicador mide todo menos lo que realmente merece la pena como la reducción de las desigualdades, la solidaridad y la sostenibilidad”. Otros retos apuntados son potenciar que las empresas de economía social irrumpan con mayor potencia en los sectores emergentes; atracción del talento joven hacia este modelo empresarial; impulsar su visibilidad y participar junto con el resto de agentes sociales, en el Diálogo Social.

Volver